Familias homoparentales: el sueño del hijo propio

El matrimonio entre personas del mismo sexo es legal en Argentina desde la sanción de la ley 26.618 del 2010. A pesar de esto, el deseo de conformar una familia con hijos es difícil de concretar. Por el momento, los caminos para alcanzarlo son tres: las parejas homosexuales pueden recurrir a la reproducción asistida, a la subrogación de vientres o a la adopción. Sin embargo, todas estas opciones suponen un largo recorrido.

lubi

«Familia», ilustración de Lucila Bilenca, alumna de la carrera Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires.

En el 2013 se sancionó la ley 26.862 que establece que el sector público de la salud, las obras sociales y prepagas deben brindar a sus afiliados o beneficiarios la cobertura integral de las técnicas de reproducción médicamente asistida para aquellos que no puedan procrear por medios naturales. En el artículo 8 se aclara que al momento de aplicarse no se podrá excluir del derecho a nadie por razones de orientación sexual o estado civil. Si bien esta medida supone una alternativa viable para las parejas homosexuales, hay cuestiones del tratamiento que no son explicitadas por el decreto, lo que hace que en la práctica existan instancias que no son cubiertas, como en los casos en los que la fertilización no funciona en el primer intento.

La subrogación de vientre en Argentina se practica, pero no está legislada. Según el Código Civil, un bebé al nacer debe inscribirse a nombre de quien lo da a luz. Por esta razón, una pareja que concibe a través de otro vientre debe, luego del parto, acudir a un juez de familia para que desligue a la mujer gestante e inscriba al niño como su hijo legal. En Mendoza, el abogado Juan Pablo Rojas Pascual presentó un proyecto de ley procesal de maternidad subrogada: «Lo ideal es que el juez intervenga desde antes de la gestación. Esto permitiría saber si los padres están cuidando a la mujer gestante, y a su vez, asegurar desde el comienzo que se les otorgará el niño. Actualmente al no estar legislado, la identidad del nacido queda a la decisión arbitraria de cada juez». Uno de los primeros casos públicos en el país fue el autorizado por la jueza de Familia María Laura Dompé en 2017. El fallo permitió a una pareja homosexual realizar una transferencia embrionaria en un vientre sustituto. La jueza lo autorizó porque no había un vínculo comercial detrás, sino un motivo altruista.

El nuevo Código Civil introdujo también la figura legal de adopción integradora, que permite que una persona pueda adoptar al hijo biológico de su cónyuge e implica que ambos integrantes de la pareja asuman legalmente la paternidad del menor. Anteriormente, el niño podía ser adoptado por uno solo por más que la crianza fuera conjunta, lo que implicaba que el otro miembro no tuviera derecho alguno frente a su hijo –incluso dado el fallecimiento del padre o madre legal–. En este sentido, se podría decir que la reforma supuso un gran avance. Aun así, la adopción en general implica un trayecto extenso y desgastante en nuestro país. Según informó recientemente el Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), Horacio Rodriguez Larreta, desde el Estado se está trabajando en la agilización del proceso. En CABA, en la actualidad son 1100 las personas en lista de espera, y sólo 84 menores pudieron ser adoptados durante 2017. Si bien se explicita que el 58% son parejas, el 37% mujeres solas y el 5% hombres, no hay datos oficiales que determinen cuántas familias homosexuales forman parte del porcentaje.

El abogado Juan Pablo Rojas Pascual explicó que si bien el rechazo a la homoparentalidad es un argumento extendido en la sociedad, no es un argumento jurídico: «Un juez no puede inhabilitar a una pareja a ser padres con el argumento jurídico de que son homosexuales. Si no está de acuerdo, es un motivo personal que no está amparado en la ley».

Foto del prezi Familias homoparentales

Más allá de los tres caminos que actualmente posibilitan a una pareja homosexual tener hijos, existieron casos de excepcionales a la norma. Fuente: Agencia TAO

https://prezi.com/view/g0NSvxoe9MoOKKrFMeXr/

Carolina Aranda, Carolina Battipede y Romina Bedrossian / P. E. / C. 02

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s