Palos Verdes: un campo nudista que nació con la crisis

El desempleo y la desesperación de una economía quebrada, en el año 2002, llevaron a Ricardo Peralta a inaugurar el primer campo «no textil» de la provincia de Buenos Aires, un éxito nudista que hoy es visitado por personas de todo el país.

En la localidad de Moreno, a 400 metros de la ruta y por calle de tierra se encuentra el campo nudista Palos Verdes, creado en el 2002 por Ricardo Peralta; una arboleda separa un barrio privado de este lugar erótico, de seis hectáreas, que poco tiene de privacidad.

Una antigua fábrica de ladrillos que se vio obligada a cerrar después una de las crisis económicas más importantes del país, dejando a Ricardo, su dueño, con la necesidad de salir adelante.  En ese contexto, en octubre del 2002 y luego de algunos ensayos “a prueba y error” que dejaban  atrás ideas como campings para jubilados y clubes de verano, abrió sus puertas al público el campo “no textil” Palos Verdes.

“Fue por hambre, yo sabía tanto de nudismo como de ser astronauta”, dice Ricardo, que poco a poco, siempre a pulmón y gracias al caudal de gente que nunca dejó de acrecentarse, llegó a hacer de su fábrica en quiebra uno de los paraísos sexuales más grande de la provincia de Buenos Aires.

Lo atractivo del lugar reside sin dudas en el juego provocante que proponen a sus huéspedes, quienes pueden elegir entre acampar en las parcelas ubicadas en la calles “Paraíso Hedonista” y “Río Adamitas” o pernoctar en la casona “Templo de la Diosa Afrodita”, que dispone de un quincho comunitario con un buffet que ofrece un menú variado de comidas y bebidas, y tres habitaciones con camas de tres plazas, pensadas para la comodidad de diez personas, todas con baño en suite y un armario con disfraces “a tono” exclusivo para aquellos que paguen la estadía completa, no obstante, todas ellas tienen disponibilidad de uso libre hasta las 18hs con la opción de mantener la puerta abierta en señal de invitación a participar de la actividad que se esté realizando dentro, o de cerrarla para conservar la privacidad.

Además, cuenta con espacios de recreación al aire libre como “El Sendero de Ho Chi Minh”, entre cañas bambú, “La Plaza de la Esperanza” o “El sendero de la pasión”, escondido detrás de una laguna, con un recorrido de doscientos metros de madera, entre árboles y malezas, dando lugar a que, quien lo recorre, cumpla sus fantasías. Además, con una pileta olímpica que invita a bajar la temperatura de los cuerpos.

Lo mejor queda para el final, el salón principal “El Hangar” ofrece una barra de tragos (a pesar de la norma que prohíbe más del 0,5% de alcohol en sangre), una mesa de pool y un caño donde, todos los sábados, se dan shows de canto y baile. Aunque quizás lo más exótico esté a unos pocos pasos: la “Noche Buena”, una habitación donde eventualmente se practica el Gang Bang.

M. Agustina Bergolo y Rocío Elizalde / R.E / C.03

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Palos Verdes: un campo nudista que nació con la crisis

  1. Cary dijo:

    Hola los lunes está abierto gracias

  2. heraldo german morel dijo:

    Me encanta no sabía que existía. Pregunta: dentro de todas las reglas imagino que el respeto a otros es fundamental?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s