Adicciones y consumos problemáticos: un flagelo que crece en tiempos de COVID 19

Las adicciones y consumos en el país aumentaron más del 40 por ciento en lo que va de la pandemia de Covid-19, si se tiene en cuenta el incremento en el número de llamadas a la línea 141.

En los primeros cinco meses del año, el servicio gratuito de contención a personas con consumos problemáticos recibió 14.451 llamados, un aumento significativo respecto de las 10.169 consultas recibidas entre enero y mayo de 2020, según la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar). De mantenerse este ritmo, a fin de año se habrán recibido más de 40 mil llamadas, bastante por encima de las 36 mil proyectadas en el Presupuesto 2021.

«La pandemia afectó notoriamente y nosotros lo observamos en los llamados cotidianos», dijo a Agencia TAO Andrés Squarzón. coordinador de la línea 141.

Squarzón explicó: “En general alguien que tiene un problema severo de consumo de drogas necesita salir a consumir, entonces la problemática mayor que teníamos en ese momento era que muchos consumidores entraban en abstinencia, la familia no los podía contener y por supuesto llamaban». Y añadió que «a muchos había que internarlos por distintas patologías y todo eso se veía agravado porque hubo una reducción de la asistencia cara a cara y personalizada».

En su sitio oficial, la Sedronar señala que, para garantizar la contención inmediata, al comienzo de la pandemia sumaron a un equipo de psicólogos encargado de llamar a las personas que pidan un tratamiento sin salir de su casa.

“Desde hace ya varios años, los distintos estudios señalan un aumento sostenido en el consumo de psicofármacos  por la sobremedicalización de la vida cotidiana”, dijeron a Agencia Tao desde el área de prensa de la Sedronar, y explicaron que «la industria farmacéutica apunta cada vez más a situaciones que se convierten en medicalizables, como duelo, tristeza, separación, etc,”, que se ven agudizadas por la pandemia.

La industria farmacéutica facturó en el primer trimestre de 2021 un 57% más que en el mismo periodo de 2020, según el último informe de Estadísticas de Productos Industriales (Indec). De ese 57%, un 12% (14.000 millones de pesos) corresponde a la venta de fármacos para el sistema nervioso, con una recaudación durante el primer trimestre de 2021 de $6100 millones más que el año anterior.

Pero no sólo aumentó el consumo de psicofármacos. Según el Informe Mundial sobre las Drogas 2020 (UNDOC,2020), “la pandemia también ha ocasionado una escasez de opioides, lo cual, a su vez, puede dar lugar a que las personas recurran a sustancias más fácilmente disponibles como el alcohol”.

Entre enero y abril de este año, la producción de bebidas alcohólicas pasó de 14.500 litros (2020) a 19.800 (2021), considerando whisky, ron, vodka, licores, entre otras bebidas espirituosas.

Nicolás Bousoño, docente e investigador de la Facultad de Psicología de la UBA, señaló que estas “sustancias embriagadoras” están socialmente alentadas y que su consumo tiene “una función de ofrecer satisfacción” ante el encierro como factor disruptivo.

“Cualquier cosa que se presente inesperadamente suele generar angustia e inquietud, entonces tenés un problema nuevo generalizado y una solución muy a la mano que se articula fácilmente”, indicó.

Crisis económica

Según Squarzón, las causas del aumento de consumos problemáticos son varias, pero uno de los factores decisivos durante esta pandemia fue el económico.

«Hay estudios que vinculan el deterioro económico de la comunidad o del propio consumidor con el incremento de consumo de drogas y alcohol. En nuestro caso particular, lo que hemos visto es que la gente, si bien no hace una mención directa a la crisis, si hace una mención al deterioro que puede acarrear una crisis económica en el marco de una pandemia: gente hacinada, que perdió el trabajo, o alteró su relación con el trabajo», dijo el coordinador de la línea 141.

La desocupación en el cuarto trimestre de 2020 fue del 11%, más de dos puntos por encima del 8,9% registrado en el mismo periodo del año anterior, según datos del INDEC.

“Desde la dictadura hasta acá no hay trabajo digno, y con la pandemia eso se profundizó», declaró a Agencia TAO el secretario general de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular, Esteban Castro.

Ante el aumento del consumo de sustancias problemáticas durante la pandemia, el gobierno aumentó el presupuesto nacional asignado al programa de Prevención, Asistencia, Control y Lucha Contra la Drogadicción 1.120.078.961 de pesos en 2020 a 2.228.639.750 en 2021, según datos del Ministerio de Economía. En términos reales, es decir, considerando la inflación entre un año y otro, el aumento fue del 64%.

Autores: María Luz Rodríguez; Marina Backhoven; Antonio Riccobene; Sol Tobía.

Editor: Facundo Gionto.

Video: Marina Backhoven y Sol Tobía.

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s