Only Fans: el escenario del erotismo mediatizado y las trampas en la oferta virtual del placer sexual.

Desde 2020, pandemia mediante, el crecimiento de la aplicación de contenido exclusivo OnlyFans ha sido exponencial y se presenta como una buena alternativa para generar ingresos a través de la mediatización de los cuerpos. Pero la falta de regulación y el discurso sexualmente liberal que se pregona en las redes sociales condena muchas veces a los usuarios a sufrir divulgación de su contenido, junto a una escasa rentabilidad de la actividad.

Al igual que lo sucedido con otras aplicaciones, OnlyFans vio la luz hace más de cinco años, pero no tuvo su boom hasta ocurrida la pandemia. Las prácticas de sexting –interacción sexual mediatizada-, el aumento del consumo erótico pero, sobre todo, la manera en que se motiva la idea de hacer dinero con la aplicación llevaron a muchas personas a convertirse en usuarios: tanto en el rol de consumidores como de creadores (los últimos abarcan el 1,5% sobre el total de usuarios). El rendimiento en dólares de la aplicación es un aspecto llamativo en el contexto de la economía argentina, lo cual potencia el imaginario de volverse rico. ¿Es esto un mito o realidad?  

OnlyFans presenta problemas en su regulación interna. La plataforma se desliga en caso de filtración y divulgación del contenido. Esta es una deuda que tiene para con los usuarios: las únicas herramientas que brinda ante una situación como esta, o de acoso, es la opción de bloqueo. Los creadores que se han iniciado en el rubro por una motivación económica, la mayoría de las veces, pierden noción del riesgo que implica exponer sus cuerpos, teniendo en cuenta que quienes pagan para ver pueden quedarse con ese material. Hay un constante temor a que se filtre el contenido. A través de grupos en WhatsApp, Telegram o páginas dedicadas a los leaks –información sexual distribuida-, la filtración puede llegar a alcanzar el robo de identidad. La creadora de contenido Camila Addams nos comenta su experiencia personal: “Una persona de Argentina se hizo una cuenta en Instagram, publicó fotos mías, puso un link en la biografía para que se suscriban a una página. Mis seguidores me preguntaban si esa nueva cuenta se trataba de mí.”  Camila comenzó a pedir a su comunidad que reportaran al usuario para que le dieran de baja. “Siempre está el vivo que se aprovecha, que te filtra contenido, que se hace pasar por vos. Es algo de lo que una hoy en día no puede zafar, ya sea que vendas contenido o no”, concluye. 

Hace unos años, la modelo porteña Bárbara Lorenzo demandó a Google por el uso indebido de fotografías personales donde se exponía su cuerpo. La respuesta de la empresa norteamericana, según el portal Infobae fue: “Algunas imágenes de la demandante corresponden a producciones fotográficas consentidas por ésta y, aun en caso de vulneración de la intimidad, los responsables de los hechos son terceros por los cuales Google no debe responder.” Una situación parecida podría darse con OnlyFans, de acuerdo con las bases legales de su web. 

Un caso más reciente en nuestro país ocurrió el pasado 11 de junio de 2021, cuando se sentó jurisprudencia en la Argentina por un caso de «sextorsión«: Patricio Pioli fue condenado a cinco años de prisión por coacción y lesiones leves calificadas, tras haber difundido imágenes íntimas de su expareja sin su consentimiento.

En diálogo con Agencia TAO/ANCCOM, Alejandro Guerini, abogado en la Cámara Nacional de Apelaciones y Correccional de CABA, explicó que hay cuestiones que son de orden público que no permiten eximir a la plataforma de problemas legales”; en caso de que el sitio quisiera ampararse en los Términos y Condiciones puede hacerlo, si el usuario tildó “aceptar” a la hora de registrarse. Por ejemplo, uno de los primeros términos y condiciones es: “Nosotros –OnlyFans– no nos responsabilizamos ni endosamos ningún tipo de aspecto del contenido posteado por usted u otro usuario de OnlyFans. No tenemos ninguna obligación de monitorear el contenido y no contamos con control directo sobre lo que su contenido posteado pueda incluir”. 

Pero es fundamental destacar que establecer contacto con la plataforma es una tarea sumamente difícil. Su idioma es el inglés, su sede física está ubicada fuera de nuestro territorio y las respuestas están automatizadas. Una denuncia de índole penal podría convertirse en un trámite extenuante, más aún si no se cuenta con los recursos suficientes. 

A su vez, el método de verificación de mayoría de edad que el sitio impone es endeble y fácil de sortear: los consumidores tienen la posibilidad de mantener el anonimato, dado que únicamente es necesaria la información de una tarjeta de crédito y aceptar los términos. El resto de los datos pueden ser fraguados. Los creadores, por su parte, requieren atravesar un proceso para confirmar que son ellos mismos, donde se verifica documentación que lo avale (domicilio, número de seguridad social, licencia de identidad). Los pasos no son sencillos, razón por la que todos los entrevistados fueron ayudados por colegas para crear su perfil. Tras un periodo de tiempo (que pueden llegar a semanas), el perfil es aprobado y los usuarios pueden comenzar a postear.

Agencia TAO/ANCCOM conversó con tres creadores de contenido erótico: Mystic Pixie, Camila Addams y John Doe (sus seudónimos), y comentaron que OnlyFans representa una ayuda económica, pero no su ingreso principal. Por su lado, Camila refirió que sus diversas vías para vender contenido le permiten costear su alquiler y gastos diarios, pero en los demás casos sólo financia hobbies o representa un bonus. De todos modos, hay un detalle que podría pasarse por alto: la inversión. John Doe, creador más ligado al contenido BDSM (Bondage, Disciplina, Dominación y Sumisión) y masoquismo, explicó: “Hay veces en las que un trípode no es suficiente, tenes que contratar a alguien que maneje la cámara. Así, la sesión pasa a ser más profesional y costosa, terminás alquilando algún lugar, pagando por iluminación, comprando alguna prenda especial para ese set. Es un costo muy grande que se complica recuperar. Pero la gente no paga por cualquier cosa, hay que hacer las cosas bien y valorar su aporte”. El detrás de cámaras requiere una labor muchas veces ignorada, Camila recordó una sesión que le llevó más de ocho horas, entre maquillaje, outfit, preparación del lugar. 

La plataforma da la posibilidad a los creadores de contenido de ganar dinero de tres formas: a través de suscripciones (4,99 a 50 USD mensuales), mediante mensajes directos y por propinas. Al momento de transferir las ganancias a sus cuentas, los creadores comienzan una travesía financiera que implica sortear las reglas de juego que propone el Estado, con el fin de que la pesificación de sus ingresos se acerque lo más posible a los montos del dólar paralelo o dólar blue. Una de las opciones más comunes es comprar bitcoins* y venderlos automáticamente. Es lógico que estos fenómenos encuentren relación en una época donde el sentido común las señala como las únicas maneras de poder hacer dinero fácil. Cabe aclarar que quienes utilizan la aplicación como herramienta para generar ingresos no pueden registrar su actividad para monotributo o actividad autónoma. ¿Existe la posibilidad de ganar mucho dinero en este espacio? Sí, pero es muy poco probable que se den todas las variables necesarias para que suceda.

Las plataformas están atravesando todos los aspectos de la vida humana y es un proceso que ha sido acelerado por la pandemia. Las aplicaciones que ofrecen estas grandes empresas globales están poco reguladas, lo que representa un peligro tanto para usuarios productores como consumidores de contenido, quienes muchas veces desconocen -o eligen jugar sin saber-  las reglas de la virtualidad y sus consecuencias.

Roles asignados en la nota.

Investigación: María Emilia Ulla

Redacción: Julián Pérez y Agustín Riestra

Edición: Melanie Cutini

Video: Luciano MartínezLink del video: https://www.youtube.com/watch?v=cdA31hrt_nU&feature=youtu.be

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s