El turismo, la gran pérdida económica de Buenos Aires en la pandemia

La industria del turismo internacional en la Ciudad de Buenos Aires sufrió una pérdida de más de 1.300 millones de dólares en 2020 a causa de la pandemia. El sector que más empleo formal privado generó durante los últimos ocho años en la Argentina vio detenida la tendencia de aumento que llevaba en cuanto al número de visitantes desde mediados del 2016, un promedio de 100.000 nuevos viajeros por año. Debido al cierre de fronteras, quienes ingresaron al país como turistas en 2020, a través de los aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque, sólo pudieron hacerlo durante los meses de enero y febrero, lo cual ocasionó una caída interanual de más de 1.7 millones de visitantes.

Según un estudio realizado por el Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires en 2015 el sector generaba 190.000 empleos, más del 10% de los puestos de trabajo en la Ciudad, por encima de rubros como el de la construcción, la enseñanza o la salud. A partir de marzo de 2020 el sector turístico a nivel nacional perdió 85.000 puestos de trabajo según reveló la Asociación Hotelera de Turismo (AHT) y, aunque los números no fueron discriminados según la región, la Ciudad de Buenos Aires fue el sector más afectado con una caída del 84% del nivel de actividad entre febrero de 2020 y febrero 2021.

La crisis del turismo agravada por la pandemia

El descenso de los ingresos en el sector turístico entre 2019 y 2020 fue de más de 1.300 millones de dólares, lo que representa una caída de más del 500% en la recaudación interanual según datos oficiales del Observatorio de Turismo de la Ciudad. El declive se debe principalmente al cierre de fronteras, el cual impidió el ingreso de turistas extranjeros al país, para prevenir la entrada de nuevas variantes de la enfermedad. 

El presidente de la Cámara de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires, Camilo Suárez, informó que entre un 30% y 35% de establecimientos gastronómicos y hoteleros cerraron sus puertas definitivamente a raíz de la pandemia. Sumado a esto, Aldo Elías, ex-presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT), afirmó que en CABA ningún hotel que se haya mantenido activo superó el 8% de ocupación desde que comenzó el aislamiento.

Esta situación que afectó gravemente al sector se suma al retroceso sostenido en el gasto medio diario por viajero desde el año 2017. En aquel año, el gasto promedio de cada turista fue de 101 dólares por día, en 2018 la cifra descendió a 90, en 2019 cayó a 85 y en 2020 ese número se redujo a 80 dólares diarios. A pesar de que desde 2016 la cantidad de ingresos de turistas extranjeros aumentaba, el gasto disminuyó, y en 2020 esa tendencia continuó durante los meses previos a la pandemia. Las abruptas corridas cambiarias que ha sufrido el país desde mediados de 2018 y la consecuente devaluación de la moneda argentina pueden explicar esta tendencia decreciente, ya que los turistas necesitan menos dólares para consumir lo mismo. En este panorama el sector turístico debe buscar nuevas formas de incentivar el gasto en los viajeros para revertir esta tendencia negativa que se agravó con la pandemia.

Caminito, barrio de La Boca. Fuente: Agencia TAO

La situación de según los trabajadores

En puntos turísticos clave de la Ciudad de Buenos Aires como el barrio de La Boca se vive un clima de desolación muy diferente a lo que era antes de la pandemia. Lugares que solían estar colmados de personas hoy se caracterizan por la ausencia de los turistas que eran vitales para mantener la actividad del rubro. La incertidumbre se ha apoderado de los trabajadores del sector.

El descenso en la recaudación de la actividad turística afectó principalmente a quienes viven día a día de ello. Isabel Vargas, comerciante de suvenires del Conventillo Histórico de La Boca, expresa que “antes había constantemente gente en movimiento, no te compraba todo el mundo, pero al menos de cien, dos seguramente te compraban. Hoy tratamos de remarla, de no sobrecargar el precio porque de los pocos que vienen en pandemia la mayoría son argentinos”. La vendedora sostiene que el 90% de los turistas extranjeros que llegaban a La Boca eran brasileños, pero por las restricciones que se impusieron al país limítrofe, esa afluencia de turistas se detuvo abruptamente y golpeó mucho al sector.

Buenos Aires, reconocida por su intensa actividad cultural, tuvo que reinventarse para no sucumbir ante la pandemia. Según datos del SINCA, la caída en los puestos de trabajo del área cultural fue del 11% interanual, pero superó el 20% en los puestos no registrados. Ronda Cultural, una asociación civil que se dedica a dar a conocer el patrimonio cultural de la ciudad, es uno de los casos que se reinventó y pudo aguantar el declive. Su director, Ariel Díaz, sostiene que tuvieron que terminar con la modalidad de paseos presenciales que implicaba la visita de dos museos. “Como no se podía reunir gente, nos reconvertimos pasando a la virtualidad y empezamos a hacer actividades a distancia. A medida que se fue abriendo, cambiamos los paseos que antes eran de 3 horas, a recorridos de 1 hora y media con capacidad restringida. Antes venían alrededor de 30 personas, hoy nos manejamos con 10 o 15 por visita, manifestó Díaz. 

Mirar hacia adelante y reactivar el sector

“Mucho más importante que los protocolos, es el proceso de vacunación, que recién ahora empieza a ser serio. No hay ninguna otra alternativa más que vacunar para poder volver a tener una actividad turística normal y poder trabajar en todos los rubros de la industria turística” afirma Aldo Elías. Las acciones llevadas a cabo por el gobierno nacional confirman esta postura, ya que los proyectos para la reactivación del sector se planearon para que comenzasen durante el cuarto trimestre de 2021, donde, hasta el momento, casi el 50% de la población argentina tiene el esquema de vacunación completo contra la COVID-19 según el Monitor Público de Vacunación.

Para el ex-presidente de la CAT también resulta de suma importancia la realización de promociones para recuperar la afluencia de turistas extranjeros. El hecho de que por la devaluación del peso el turismo en la Argentina sea barato para los extranjeros no alcanza para recuperar los ingresos que se vienen perdiendo desde 2018, por lo que desde el Ministerio de Turismo y Deporte de la Nación se analiza ejecutar un plan de bonificación de aproximadamente 100.000 pasajes aéreos para el turismo receptivo del exterior, financiado por el Instituto de Promoción Turística (INPROTUR). Este organismo cuenta con los fondos para llevar a cabo el proyecto debido a que no utilizó gran parte de su presupuesto en 2020 a causa del cierre de fronteras, lo que ocasionó que la promoción del turismo argentino en el exterior también se detuviera.

Según confirmó el Gobierno de la Nación, desde el mes de octubre se incrementará progresivamente el ingreso de turistas al país sin la necesidad de que deban realizar una cuarentena obligatoria. Primero se comenzará por los países limítrofes y luego la medida se expandirá al resto de naciones con una serie de restricciones a cumplir. Los trabajadores esperan que estas medidas puedan contribuir a una pronta recuperación del sector.

A pesar de los planes de apertura de fronteras y atracción de visitantes extranjeros, Camilo Suárez no espera ver una reactivación del turismo receptivo internacional en lo que queda del 2021: “El plan de realizar un viaje, sobre todo viajes a otros países, conlleva cierta planificación familiar y económica; antelación de tiempo y demás, por lo que, lamentablemente, creo que no va a haber esa reactivación esperada para lo que resta del año.”

Para el funcionario porteño la recuperación en la industria de la gastronomía podría empezar a verse a partir del primer trimestre del 2022, después de la temporada baja de la Ciudad (los meses de enero y febrero). Sin embargo, en lo que respecta a la hotelería, Suárez prevé que esta tardará más en recuperarse, no solo porque las decisiones de planear un viaje no se toman tan rápidamente, sino también porque este rubro fue uno de los más perjudicados durante la pandemia. Según el Observatorio Turístico de CABA hasta octubre de 2020 (último mes con datos relevados) la ocupación promedio de habitaciones en los hoteles de la Ciudad fue del 0%.

Redacción: Aram Kucuk Beyaz y Juan Francisco Cormick

Edición: Juan Francisco Cormick

Producción: Antonella Montero y Melina Pereira

Producción y edición multimedia: Aylén Gerbaudo

Fotografía: Melina Pereira

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s