Las suscripciones literarias como nuevo hábito de lectura

Las suscripciones literarias empiezan a ocupar un nuevos hábitos en las bibliotecas argentinas. La Encuesta Nacional de Consumos Culturales revela que en Argentina, la lectura promedio por año es de 1,6 libros; pero el 28,6% de los consultados dijo que directamente no leía libros y el 47,1% explicó que no lee porque no le interesa. Ante estos números, iniciativas como Bookerly, Libreando Club, Fantasma Edita o Bukku difunden novedades contemporáneas haciendo de las lecturas un momento único. Todos los meses, estas suscripciones envían un libro nuevo a domicilio.

El 28% de los encuestados en «Como Leemos» lee blogs con recomendaciones de nuevos libros. Créditos: Agencia TAO

Bukku es una suscripción que cobró relevancia este año y su objetivo es generar un puente entre personas que no saben qué leer y las editoriales independientes argentinas. Ana Brandstadter, su creadora, cuenta: “La curaduría de Bukku está pensada para gente que no tiene la rutina de la lectura, con títulos que atrapan”. Además, el libro viene acompañado de algún regalo relacionado con la historia, una playlist, creada por el autor y un señalador. Las tiradas de las editoriales independientes no suelen superar los 1.500 ejemplares impresos, pero Bukku ya cuenta con más de 3.000 suscriptores.

Otras iniciativas apelan al carácter íntimo y anacrónico de las suscripciones; vuelven a lo analógico que parecía ser obsoleto. Fantasma Edita es el caso de una editorial que envía pequeños textos -fanzines- por correo para sus suscriptores. Se publica tanto contenido inédito de autores y autoras contemporáneas como textos antiguos y olvidados.

Las cartas que envía esta editorial llegan a los domicilios en un sobre blanco, con nombre y apellido; y el contenido de los fanzines que viajan dentro no se sabe de antemano: “El remitente no es un conocido tuyo o familiar, sino una editorial que hizo una curaduría de un contenido específico para vos”, cuentan Bianca Mera y Catalina Guerrieri, editoras de Fantasma Edita.  Brandstadter de Bukku agrega: “Todos estos proyectos son compatibles con la librería, no buscan reemplazarla, sino enganchar a la gente en la lectura”.

Camila Meriño  / N.E.M / Com 01 

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s