La olla “Maradoniana” de Villa Soldati

Al mediodía y con 15 grados de temperatura, desde el cruce de las calles Castañón y Corrales de Villa Soldati se pueden ver a alrededor de 40 personas. La realidad económica de un país golpeado por la pandemia hace fila en la puerta del Club Atlético Sportivo Varela.

“Todo lo hacemos a pulso” señaló Sergio Amannato, el presidente del Club, mientras se acomoda el barbijo. Otro sábado más que la institución cambia las arengas deportivas por el sonido de ollas.

olla maradoniana sportivo varela villa soldati

Miembros del club y de la ONG “Defendamos a los Clubes” trabajan mancomundamente. Fotografía: Daniel Vargas.

En la cartelera en la que habitualmente se exhiben los horarios de las actividades del club, hoy se escribe la lista de los productos que van llegando como donación. Ocho profesores, con la ayuda de algunos alumnos del lugar, se encargan de darle vida a la décima olla común bautizada como “La Maradoniana”. Todos con sus respectivos tapabocas con el escudo del club, se mueven rápido por el establecimiento.

En donde antes había 6 mesas y un metegol para uso de los socios,  se improvisó una cocina y se dispusieron dos enormes ollas sobre una hornalla. La planta baja se despejó para la rápida circulación de las personas que van y vienen con viandas y el primer piso, donde están las duchas, se utiliza como bodega.

En sus paredes mitad amarillas mitad blancas, además de banderas argentinas, escudos del club y posters que dan cuenta de los logros de sus alumnos, se sumaron las advertencias sobre el coronavirus. Viendo el espacio, da lástima pensar que el único lugar que hoy yace sin vida es la cancha.

La jornada benéfica en honor a Diego Armando comenzó a las 13 horas. “¡Vamos, partimos!”, grita desde la puerta el profe Gastón Quiroga mientras hace señas con la mano. En el acto Diego Amannato, hermano del presidente del club, hoy con el mandil de chef agarra el cucharón y abre la tapa de la olla dejando ver el humeante guiso de lentejas.

“Explota esto, che”, celebra guiñando un ojo mientras se apresta a servir la primera vianda. De fondo suena “Bebamos de las copas lindas”, del Indio Solari.

20200711_135535

El staff de la olla “Maradoniana” de Sportivo Varela. Fotografía: Daniel Vargas.

“Tome señora, llévelo con cuidado que la tapa está medio floja”, advierte Cristián Torcha a Irma. Ella, costurera de oficio, se quedó sin trabajo por la pandemia y con su marido enfermo está obligada a paliar la situación de alguna forma. Irma asiente con la cabeza, da las gracias y se va a almorzar con su esposo.

Luego de tres horas termina otra olla común con 634 viandas repartidas en el club Varela. Hoy, por décima vez, se lavan cacerolas en lugar de camisetas.

Daniel Vargas / C.B. / C.02

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s