Esquemas piramidales: orígenes y límites matemáticos

El “Esquema Ponzi” es considerado el primer esquema con un sistema piramidal, ideado en la década del 20 por el italiano Carlo Ponzi. Sin embargo, lo más impactante de estos esquemas es el cálculo matemático que los identifica, y que a la vez, demuestra su límite: debido a la finita cantidad de habitantes en el planeta, eventualmente estos esquemas tienden a colapsar.

El origen de los esquemas piramidales, se remonta a las operaciones fraudulentas de inversión que llevó a cabo el inmigrante italiano Carlo Ponzi en la década del 20 en Nueva York. Ponzi, al saber que los cupones de respuesta internacional de correos podían ser vendidos en Estados Unidos a un precio más elevado, decidió correr un rumor para generar ganancias dentro de la comunidad italiana. Así, comenzó este famoso esquema en el cual las ganancias que obtienen los primeros en invertir, se generan gracias al dinero que ellos mismos aportan. Luego, se sumarán nuevos inversores que esperan nuevamente obtener grandes beneficios a futuro. De esta manera, para que el sistema no colapse, es necesaria la participación de más integrantes.

Sin embargo, es su propia explicación matemática la que delimita un punto de saturación, ya que en ella queda demostrado que estos “negocios” no podrían funcionar eternamente.

Gráfico sintetizado que demuestra cómo eventualmente colapsaría un esquema piramidal, debido a la cantidad de personas necesarias. Fuente: Wikipedia

El telar de la abundancia, por ejemplo, es un tipo de esquema piramidal que cobra vigencia en la actualidad. Este caso, para que una persona cobre el dinero prometido al ingresar, se necesitan catorce personas que no reciben dinero. Como el dinero se genera en la medida en que entren nuevos integrantes al telar, al mismo tiempo, son necesarias dieciséis más para que siga funcionando. Y así, sucesivamente hasta llegar a la fase 30 donde se necesitarán mas personas de las existentes en el planeta.

De esta forma, se va multiplicando la cantidad de personas necesarias para que no se corte el sistema del telar. No obstante, existe el límite en el que –hipotéticamente, en el caso de extenderse- la población humana del planeta será insuficiente para satisfacer la demanda de integrantes de este esquema piramidal.

 

Micaela Rosemffet / I.M / C. 01

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s