Pelucas Solidarias Baradero: una iniciativa para paliar el dolor

En la Casa Cultural San Vicente de Paul, en la localidad bonaerense de Baradero, funciona desde hace dos años un banco de pelucas solidarias que cada sábado abre sus puertas a mujeres de todo el país que estén transitando un tratamiento oncológico o sufran alopecia, y que hoy ya lleva más de trescientas pelucas prestadas.

La historia empezó de a dos: María Marta Condéranne, que atravesaba la última parte de un tratamiento contra el cáncer, y Jimena Ferrer Lozano, su mejor amiga. Inspiradas en Pelucas de Esperanza, un grupo de Gualeguaychú que funciona desde 2010 con el mismo fin, aprendieron las técnicas necesarias para confeccionar pelucas de pelo natural y con el tiempo fueron juntando gente con ganas de hacer lo mismo: ayudar.

El fin último, a su vez, es la contracara de un mercado que, como cuenta Gisela, una beneficiaria de Pelucas Baradero, “poco tiene de consideración con quienes padecen la enfermedad, porque te ven como un cliente sin importar cómo llegaste ahí”.

Según los índices del IARC (Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer), en Argentina hay aproximadamente 60.200 pacientes oncológicas de sexo femenino por año. Si tomamos los datos de Ernesto Kirchuck, miembro del Instituto Nacional del Cáncer y participante del Foro Argentino para el Estudio Racional de los Recursos Terapéuticos de Alto Costo (FORUM), en 2014 un tratamiento oncológico ya costaba en Argentina cerca de 40 mil dólares mientras que una peluca hecha a medida hoy cuesta alrededor de 18.500 pesos.

“La primera peluca nos llevó meses, hasta nombre tenía”, cuenta entre risas Jimena, mientras ya son más de doce quienes se juntan cada fin de semana a trabajar, organizar bailes, fiestas y hasta maratones. Como ayuda no aceptan dinero sino sólo donaciones de insumos, y afirman no tener banderas políticas ni colaboración de tipo económica por parte del municipio, aunque aseguran que cuentan con un gran respaldo del mismo, que siempre que necesitaron puso a  disposición espacios, escenografías, iluminación y sonido.

La organización es su fuerte, tienen normas rigurosas para la entrada a la lista de espera que van desde los datos personales de quien la solicite hasta un certificado médico en el que conste que se encuentra en tratamiento oncológico o que sufre alopecia. Una vez que los datos se recopilaron se pacta una fecha para el encuentro en el taller, a las tres o cuatro semanas siguientes.

Cuando las pelucas están listas, son las chicas que ya pasaron por el tratamiento quienes reciben y acompañan a las cinco o seis mujeres y niñas de todas las edades que cada sábado llegan al taller, ayudan a elegir la peluca indicada, dan palabras de aliento y las acompañan en un momento íntimo y muchas veces difícil de afrontar.

Las pelucas se prestan por seis meses, pero ese tiempo se puede extender dependiendo del momento del tratamiento en que la solicitan. En el caso de quienes donan, el pelo puede ser de cualquier tipo, atado en «colitas» de 20cm a 30cm y dirigido al taller, personalmente o por correo.

 

M. Agustina Bergolo / J.G / C.03

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Pelucas Solidarias Baradero: una iniciativa para paliar el dolor

  1. yolanda lopez dijo:

    Buenas noches me alegro encontrar este sitio .Yo sufro de alopecia y me gustaría acercarme y como hacerlo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s