“El uso de las nuevas tecnologías en salud no tiene techo”

Juan José Aranda es el responsable del Laboratorio de Tecnología Asistiva y Realidad Virtual del Centro Asistencial Universitario de la UNSAM y reconoce que la tecnología pensada principalmente con fines lúdicos cada vez más se pone al servicio de la medicina.

La terapia ocupacional tiene su influencia en las áreas sanitarias, educación y trabajo. Sus intervenciones trabajan las disfunciones que por estrés, enfermedad o discapacidad alteran el desempeño ocupacional y, por ende, la calidad de vida de las personas. “Trabajamos con consolas de videojuegos para la rehabilitación, que nos permiten capturas de movimiento, como la Xbox o la Nintendo Wii”, dijo Aranda.

Impresión 3D

Dentro del abanico de tecnologías en el área de salud -que incluye realidad virtual, simuladores o consolas de videojuego, entre otros-, está la impresión 3D, una herramienta que permite trabajar la recuperación física o la rehabilitación neuromotora. Si bien todavía no existen empresas de producción masiva, hay pequeños programas particulares de realización de prótesis para disfunciones físicas, por lo general del miembro superior, o férulas para rehabilitación de fracturas.

La inmediatez es para Aranda el cambio más radical que logra la impresión 3D en el ámbito de la terapia ocupacional, la posibilidad de tratar la deficiencia del paciente desde la primera consulta. “Escanear su cuerpo con un dispositivo tecnológico y crear una prótesis de inmediato”, dijo.

La reducción de costos es otro punto a favor. Realizar la matriz para la producción de dispositivos de tecnología asistiva suele tener valores muy altos que los fabricantes no están dispuestos a afrontar, dado que no tiene una comercialización masiva que permita recuperar la inversión. “¿Por qué no pensar en la impresión 3D para el desarrollo de este tipo de productos?”, se preguntó el responsable del Laboratorio de Tecnología Asistiva y Realidad Virtual.

Obstáculos

Los equipos y materiales disponibles en Argentina no permiten obtener prótesis o férulas de larga duración o resistencia, por lo que para algunos casos puede no ser útil.

Para lograr un alcance masivo de las ventajas de esta tecnología, las obras sociales o prepagas deberían afrontar el costo de dotar a los profesionales de impresoras 3D. “Deben ser consideradas productos de apoyo o adaptaciones de la tecnología que se utilizan para suplir movimientos o ayudar en las limitaciones funcionales de las personas con discapacidad. En caso contrario, va a ser muy difícil”, dijo Aranda.

Facundo Tursi, Joan Longo /J.L./Comisión 03

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s