La realidad de todos los días es historia

Sábado 4 de la tarde en un local de ropa en la calle Santa Fe. De repente, el grito desgarrador de un niño. Todos los clientes se miran sorprendidos mientras la madre le dice: “Ya te dije mil veces que no podés gritar así cada vez que se te escapa un Pokemón”.

¿Qué es la realidad? Dar una única respuesta certera es cada vez más difícil. El avance a pasos agigantados de la tecnología nos obliga a redefinirla día a día: lo que años atrás parecía terreno de la ciencia ficción hoy forma parte de nuestro día a día.

La realidad virtual engaña a los sentidos difuminando las fronteras entre un mundo y otro: uno siente que está inmerso en una realidad de fantasía. Los usuarios se calzan una especie de casco de realidad virtual que les permite ver y oír lo que ocurre en esta dimensión paralela y, al mover la cabeza, la imagen se mueve con él.

Los cardboard de Google para smartphones son la alternativa más económica, lo cual la volvió muy popular, pero no es la única. Oculus VR ha desarrollado Oculus Rift: un casco de realidad virtual que tiene la capacidad de crear mundos virtuales para jugar Minecraf  o recorrer los lugares más insólitos.

Pero en el mundo de la tecnología nada permanece en la vidriera de las novedades mucho tiempo: hoy la realidad aumentada se lleva todas las miradas. Esta nueva versión ofrece un porcentaje de realidad y otro de elementos virtuales que se unen a nuestra cotidianidad: añade una capa de virtualidad sobre el mundo en el que transitamos a diario.

Dentro de la realidad aumentada encontramos varios niveles: el nivel cero donde se encuentran los códigos QR o de barras que  conviven con nosotros en supermercados, un primer nivel en que aparecen los marcadores para el reconocimiento de imagen 2D Y 3D, un segundo nivel donde se encuentran el GPS y la brújula y, finalmente, el tercer nivel en donde se encuentra Google Glass: una especie de lente en el cual se observa la temperatura, el clima, el tránsito mientras alrededor continúa la vida cotidiana. Sin embargo, no tuvo la aceptación que se esperaba.

La realidad aumentada impactó de manera sorprendente en la sociedad recién con la llegada de Pokemon Go. Miles de usuarios en todo el mundo se convirtieron en fanáticos de este juego que les permite cumplir el sueño de cuando eran chicos: cazar a sus personajes favoritos y convertirse en un Maestro Pokemón.

Los debates entorno del sentido que adquiere nuestra realidad, están en constante cambio. Los grandes avances tecnológicos que estamos viviendo amplían nuestro imaginario social hacia aspectos que creíamos mera fantasía. Sin ahondar en especulaciones filosóficas, nuestra realidad no es algo por fuera de lo que nos brindan los artefactos tecnológicos y cada vez más, nos adentramos en un mundo de confort dependiente de, y sostenido por, el correcto funcionamiento de la tecnología.

Autor: Florencia Soumoulou

Editor: MM

Comisión: 03

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s