La militancia siria trae un termo bajo el brazo

Cuando Tamara Lalli (54) describe al Daesh o menciona un partido político llamado Qawmi Suri no pareciera que estuviese sentada tomando mate a doscientos metros de la estación Primera Junta, en Caballito. De origen sirio, es una de las más enérgicas defensoras por los derechos de inmigrantes e impulsora de políticas de inclusión para refugiados residentes en el país.

Lalli llegó a la Argentina cuando tenía diez años, estudió Ciencias Políticas en la Universidad de El Salvador y rápidamente se convirtió en una militante por los derechos humanos del Medio Oriente. “Empecé a militar -afirma- en cuestiones de defensa de los pueblos como el palestino, el del Líbano y el de Irak, hoy me toca luchar por mi país”.

Tamara Lalli es integrante de la Asociación Cultural Siria y militante de la causa de los refugiados sirios en Argentina. Foto: Agencia TAO, Nayara Araujo

Tamara Lalli es integrante de la Asociación Cultural Siria y militante de la causa de los refugiados sirios en Argentina.
Foto: Agencia TAO, Nayara Araujo

En la actualidad, integra la Asociación Cultural Siria, organización que trata los problemas de los inmigrantes de origen sirio en el país. Eligió esta entidad porque es, según dice, la que mejor incluye a la gente. Los miembros de la Asociación organizan cursos de español para extranjeros y los ayudan ofreciéndose como garantes a la hora de alquilar una vivienda.Lalli es crítica del “Programa Siria”, que depende de la Dirección Nacional de Migraciones y recibe a refugiados sirios en el país: “El Programa Siria no tendría sentido si existiera la posibilidad de que los sirios ingraran libremente a la Argentina”.

Hace cinco años que sus coterráneos viven en conflicto, situación que -comenta a Agencia TAO– modificó lo cotidiano. Un ejemplo de esto es el hecho de que las mujeres sirias hayan incorporado, al escuchar un disparo, la habilidad para saber de qué tipo de arma se trata o desde qué lugar provino la bala.

Tamara no solo se lamenta por la terrible destrucción que sufre hoy su país, sino también porque “Siria era un ejemplo de convivencia para el mundo. Uno iba a la universidad y en una misma aula estaban sentados el chiita, el sunita y el maronita junto al sirio y nadie sabía quién era quién, porque eso no importaba.”

Santiago Nuñez/A.S./Comisión 4.

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s