Señorita Melisa: la primera maestra trans

Melisa D’Oro es maestra. Siempre fue maestra. Sin embargo, las imposiciones sociales la obligaron durante muchos años a mostrar una imagen masculina, forzada. En 2012, se convirtió en la primera y única docente trans de escuelas primarias en la Ciudad de Buenos Aires y hoy cuenta su historia de transformación, liberación y orgullo.


“Yo no quería ser la primera”, dice. Desde 2006, Melisa se sentía lista para mostrar libremente su identidad, pero esperaba que apareciera alguna otra docente que despejara el camino. Además, en el seno familiar, un infarto sufrido por su padre demoró el cambio de imagen que ya se había producido en otros ámbitos de su vida social.

Desde un contexto familiar siempre hostil, e inmersa en un sistema educativo conservador y  expulsivo para la comunidad trans, fue recién cuando se promulgó la Ley de Identidad de Género que Melisa pudo dejar atrás sus máscaras. “La Ley nos normalizó”, aclara.  Luego de las vacaciones de invierno de 2012, dio aviso a las escuelas donde trabajaba y se presentó con la vestimenta, el maquillaje, las joyas y el peinado que se correspondían con lo que siempre sintió. El cambio había sido gradual, para que fuera más asimilable por los demás, y, salvo ínfimas excepciones, fue bien recibido por todos y todas.

Melisa entiende que la Ley 26.743 se anticipó a la aceptación social respecto de las chicas trans. “No se imaginan el cambio que ha habido”, sostiene. “Antes de 2011 no podías caminar una cuadra sin recibir un insulto”. Sin embargo, en el entorno escolar, considera que la comunidad LGBT se encuentra con dos problemas que tienen el mismo origen: por un lado, los docentes no reconocen su identidad sexual frente a la comunidad educativa diversa y por el otro, reproducen en los alumnos una heteronormatividad establecida. “Tengo compañeras lesbianas o gays que no blanquean, y no se puede romper un paradigma si escondés la diversidad. Ocultando, nos convertimos en cómplices”, comenta.  Y agrega, acerca de la represión que la formación escolar ejerce en este terreno: “Yo no pienso que haya que romper con los géneros, pero deben ser más flexibles. No he visto en ninguna escuela un cartel que diga ‘vos tenés derecho a ser quien sos’”.

Melisa Foto

Melisa enseña ajedrez en siete escuelas porteñas. Foto: Agencia TAO/M. Soledad Rodriguez

Dueña de una expresividad y una claridad de conceptos imponente, Melisa confía en que habrá cada vez más docentes trans y propone que haya más beneficios sociales, ampliando los derechos para impulsar la inclusión de una comunidad históricamente maltratada y abandonada a vidas escondidas y actividades peligrosas. “No se puede condenar a un colectivo social a que su única fuente de ingreso sea el trabajo sexual. Acá lo que ha habido durante muchísimos años es un terrorismo de Estado de género”, denuncia.

Eduardo Santachita /P.B./ Co. 3

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s