Tiempo Argentino pasó de 300 a 1400 suscripciones desde que es cooperativa

Administrado por sus trabajadores, Tiempo Argentino aumentó sus lectores suscriptos de 300 a 1400. “Con nosotros aumentaron significativamente las suscripciones” aseguró Javier Shurman, editor de política y coordinador de prensa y difusión. Además, suman 20 abonados por día según informó Federico Amigo, miembro de la Comisión Administrativa del ahora semanario.

En febrero los principales accionistas del Grupo 23, Sergio Szpolski y Matías Garfunkel, dejaron de pagar los sueldos a los empleados de Tiempo Argentino. Frente a esta situación, tras dos meses en un período de resistencia, el 19 de abril los trabajadores formalizaron la conformación de la cooperativa “Por Más Tiempo”. La idea de organizarse y no perder su fuente de trabajo se terminó de consolidar cuando, después de salir a la calle el 24 de Marzo, los empleados vendieron 40 mil ejemplares en la Plaza de Mayo.

Durante la gestión de los empresarios, los trabajadores no accedían a los números reales de tirada ni suscripciones del diario. “Nos encontramos trabajando en una base de datos integrada para poder hacer comparaciones”, explicó Amigo. “Eran todas mentiras, números fantasmas”, agregó Alejandro Wall, redactor.  

Desde su creación, Tiempo Argentino -y en su conjunto el Grupo 23- funcionó principalmente con publicidad oficial: 814,9 millones de pesos recibió entre julio de 2009 y 2015 el multimedio, según datos de la Jefatura de Gabinete, demandados por Poder Ciudadano y Fundación LED. Sin embargo, no todo el aporte provenía del ex gobierno. “Nosotros siempre tuvimos pauta oficial nacional y de la ciudad, o sea del macrismo y de algunas provincias también. Cuando cerró el diario estábamos teniendo pauta de Córdoba, que no era muy kirchnerista que digamos”, comentó  Shurman. Actualmente no cuentan con anunciantes. “No tenemos, no porque no queramos. De hecho nos vendría muy bien cobrar cualquier tipo de pauta”, expresó Shurman. “Estamos saliendo a buscar publicidad de empresas y estatal como cualquier medio”.

Para sustentarse, ahora Tiempo Argentino ofrece a los lectores la posibilidad de abonar una suscripción tradicional o convertirse en socio. Esta opción  promete al lector recibir no sólo el diario en su hogar, sino también beneficios, adelantos y acceso a notas exclusivas. Además, invita a sus lectores a hacer un aporte voluntario a la causa. “Tenemos muchas expectativas en las suscripciones”, declara Gustavo Montiel, redactor de la sección de política.

La redacción reacondicionada con carteles, pedidos de colaboración entre pares y escritorios vacíos, sigue ocupada bajo una “permanencia pacífica” por los trabajadores. Tiempo Argentino cuenta con 120 personas inmersas en el frenesí de sacar un diario impreso todos los domingos, dentro de una estructura independiente que tiene sus ventajas y desventajas. “Por un lado chocás con el sueño del pibe que es no tener una empresa atrás y, por otro lado, hay días que te levantás a la mañana y decís: cómo extraño mi rutina capitalista, esa que odié durante 40 años. Tengo ganas de volver a cobrar el sueldo el 5 y que me paguen O.S.D.E”, confesó Shurman. “Pero yo elijo todos los días estar acá. El diario está bueno, me gusta trabajar con esta gente, en un horario que yo elegí y hacer algo que tengo ganas de hacer”.

Margarita Kelly – Noelia Ale / Edición: M.L / Comisión: 04

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s