Vivienda digna: un debate pendiente

ivc

La desesperación por pedido de desalojo llevó a los vecinos de Pavón a movilizarse hasta las puertas del IVC. Foto: AgenciaTAO

En un año electoral como el 2015 poco se escucha hablar sobre los problemas habitacionales de la ciudad de Buenos Aires. Hay promesas de construcción de viviendas, empleo, etc. pero esto no implica que el sueño de la casa propia esté cerca de ser cumplido. Concretamente, el último Censo Nacional de 2010, señaló para la ciudad un aumento del 77,6% en el índice de déficit habitacional respecto a 1991.

A pesar de que hace algunos años era normal ver la fugaz construcción de torres de departamentos en la capital argentina, esa no fue la solución para los ciudadanos que alquilan o habitan viviendas tomadas. A medida que la construcción creció, también lo hizo el porcentaje de viviendas ociosas (Ver: Déficit habitacional: números que hablan).

“Considero que este es uno de los problemas más serios de la Ciudad de Buenos Aires, especialmente en relación a los sectores de población más vulnerables.”, advirtió en 2014 a la Agencia TAO el ex Vicepresidente de la Comisión de Vivienda de la Legislatura porteña, Eduardo Peduto. Y así lo vivieron los vecinos de Pavón 4127 que lograron frenar la orden de desalojo que se había fijado para el 20 de mayo de este año.

Tal como lo señala Carla Dorrego, delegada vecinal de Pavón, el intento de desalojarlos no es algo nuevo para ellos: “En los últimos cinco años siempre vinieron cartas diciendo que se venía el desalojo, pero nuestro abogado siempre lo fue parando y nunca se hizo completo así, como ahora, en los últimos meses.”

Más allá de haber podido frenar la orden judicial tras una movilización de los vecinos al Instituto de la Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires (IVC), las familias siguen reclamando una solución definitiva para ellas y otras en situación de vulnerabilidad. Así por ejemplo, lo que pudo parecer una luz de esperanza para vecinos del barrio de La Boca, quedó trunco a la hora de adjudicar las 438 viviendas construidas por el IVC en Almirante Brown al 500, a metros de la famosa Casa Amarilla. Tal como señala la
agencia TELAM, dicha asignación fue polémica ya que quedó a cargo de la Asociación Civil Casa Amarilla 2005, vinculada a barras del club xeneixe, dejando como beneficiarios de estos créditos a sólo un 22% de vecinos de este barrio donde el hacinamiento es moneda corriente.

“Nosotros sabemos que suspender el desalojo nos sirve para ganar tiempo, pero no es una respuesta definitiva. Así como también pienso que muchos hace más de veinte años que vivimos acá y siempre supimos que nos iban a venir a tocar la puerta porque somos conscientes de que no es nuestro. Lo que queremos es una oportunidad”, afirma Hugo, otro de los vecinos de Pavón en diálogo con la Agencia TAO. Luego de este aviso casi terminal ya todos presentaron los papeles correspondientes para recibir la posibilidad por parte del Estado. Resta saber si con nuevas carreras electorales por delante durante los próximos cuatro años, la decisión política acompañará el esfuerzo de los vecinos de conseguir su techo.

Guido Giuseppetti/M.P/E.T./C01

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s