Radios comunitarias: la lucha por las licencias

Desde que se aplica la ley de medios, sólo un 8 por ciento de las licencias fue para las radios comunitarias. En un documento oficial, la Autoridad Federal de

Foto: Radio Sur

El estudio de la emisora comunitaria Radio Sur en sus comienzos – Gentileza Radio Sur

Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) asegura que a partir de la vigencia de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual se adjudicaron, mediante concurso público, 175 licencias a personas físicas y sociedades comerciales, 17 a personas jurídicas sin fines de lucro y se concedieron 1298 autorizaciones entre municipios, provincias, escuelas, pueblos originarios y la iglesia católica. Pero del total de las licencias entregadas sólo ese mínimo porcentaje del 8% fue destinado a organizaciones no lucrativas. Por esta razón Julián Bokser, de Radio La Caterva, asegura: “Hay un espíritu que está en la letra de la ley pero no en su aplicación”.

La ley contempla a las emisoras comunitarias como prestadoras de servicios de radiodifusión privados sin fines de lucro, dado que brindan sus servicios sin motivos comerciales. Para la Red Nacional de Medios Alternativos esta categorización no reconoce a los medios comunitarios como actores con especificidades diferentes a otras entidades sin fines de lucro. De todas maneras, Martín Becerra, investigador y doctor en ciencias de la información, plantea que “la ley no es plenamente satisfactoria en la categorización pero es un buen punto de partida. Es un avance con respecto a lo que había y lo que hay en buena parte de América Latina.”

En la ley 22.285, sancionada bajo la última dictadura militar e inmediatamente anterior a la norma actual, la radiodifusión era concebida como una actividad con fines de lucro. De allí que la ley actual sea significativa en materia de comunicación comunitaria. Sin embargo, Becerra explica: “Deben diferenciarse dos conceptos que el gobierno suele confundir: la democratización de los medios y el acceso a los mismos. No puede haber democracia sin acceso pero el acceso solo no es democracia.”

El respectivo acceso está contemplado en la Resolución 241/2015 de la AFSCA, donde figura cómo acceder a una frecuencia; y desde la ley, en el Fondo de Fomento Concursable para Medios de Comunicación Audiovisual (FOMECA). Este último constituyó una mejora del equipamiento de las emisoras pero sólo accedieron a esta línea de financiamiento las radios más consolidadas en el campo, como La Tribu, FM En Tránsito y Frecuencia Cero.

El panorama actual que ofrece la implementación de la ley deja pendiente dos cuestiones en torno a los medios comunitarios: el pasaje de las autorizaciones a las licencias y el acceso al 33% del espectro que garantizan los escritos de la norma. Las autorizaciones implican un empadronamiento que permite a las radios presentarse como emisoras y no sólo como productoras de contenido como venían haciéndolo. Pero la diferencia entre licencias y autorizaciones radica en que estas últimas son sólo una promesa para acceder a la legalidad.

Al cierre de este informe fueron abiertos concursos para la adjudicación de licencias de frecuencia modulada (FM) en 16 provincias del país. El problema radica en que no fueron contempladas las grandes ciudades, consideradas “zonas de conflicto” por la saturación del espectro. En estas zonas, justamente, existen altas posibilidades de superposición entre frecuencias, como fue el caso de Radio La Caterva en el año 2012.

Victoria Pensa / L.R.L. / C 04

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s