Pussy Riot: Desmadre Vaginal

En medio de una iglesia inmensa, poblada de feligreses que comparten rezos, cinco mujeres se encaraman en el altar e interrumpen la pacífica escena en un gesto que alude a la libertad de expresarse. Las personas allí presentes pensarán en esas mismas cinco mujeres como incitadoras del caos y del vandalismo. Levantándose de sus asientos, los fieles congregados se sumarán a los guardias de seguridad para desalojar a las jóvenes y encapuchadas manifestantes rusas, y dejarán ver su apoyo al silenciamiento, a la censura, a la intolerancia, a la represión, a la discriminación y  al odio a la homosexualidad. Comenzaba el año 2012: Esas señoritas de pasamontañas multicolor, conocidas por ser integrantes del grupo punk Pussy Riot, criticaban el inicio del tercer mandato de Vladimir Putin y por eso tomaron la Catedral Cristo el Salvador de Moscú para escenificar la performance “Plegaria Punk – Madre de Dios, haz desaparecer a Putin”.

Quienes estén vinculados a la lucha por los derechos humanos en Rusia tarde o temprano se cruzarán con lo que hicieron la artista conceptual Nadezhda Tolokonnikova, la activista política María Alyokhina, la programadora informática Yekaterina Samutsevich y el resto de este grupo de Riot grrrls.

Esta clase de manifestación que ya es tradición en muchos países, se vincula al act up, surgido en los ochenta, con pequeñas organizaciones que comenzaron a copar el espacio público, firmes en sus ideales y con la intención de hacerse oír.

Otro caso similar al de las Pussy Riot que llamó la atención pública en Rusia del ’94 fue la performance del artista Slava Mogutin, quien en una entrevista a Dazedmagazine dijo: “Decidí organizar un matrimonio gay como un espectáculo artístico para hacer tomar conciencia de la situación de los derechos de los homosexuales en Rusia”.

Natasha Voliakovsky, artista visual argentina de descendencia rusa, dijo: “Lo que les sucedió a las chicas fue un atropello civil”. Además agregó: “En lo que hacen toman un montón de decisiones estéticas a diferencia de una manifestación sólo política. No hicieron algo inocente: fueron a una iglesia…iba a ser algo revolucionario, el cuerpo de la mujer ya es revolucionario, el cuerpo de una mujer en una iglesia lo es aún más. La manera que articulan el discurso tiene que ver con el lenguaje artístico”.

Las Pussy Riot en la performance “Release the Cobblestones”. Fuente:http://www.flickriver.com/groups/political_prisoner_registry/

Tres de las Pussy Riot “cerraron” esa polémica actuación con un juicio que las dejó detrás de los barrotes por casi dos años. Los defensores: Amnistía Internacional, grupos de gays y lesbianas, celebridades. La comunidad LGBTTTI Argentina también se puso de su lado y se realizaron dos actividades en repudio a Putin. “Planteamos dos actividades, una cuando se aprobó la ley de propaganda homosexual, que sanciona con multas económicas y penas de cárcel a quienes hagan propaganda homosexual. Le siguió una besada pública, con una consigna mínima: la de agrupar. Siempre conscientes de que el de las Pussy Riot fue un caso salvaje de represión, como tantos que suceden allá”, dijo el periodista y ex militante de la CHA, Gustavo Pecoraro.

Nicolás Sobrero/N.S/Comisión 3

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s