Clausuras, música under y centros culturales: “La caza de brujas”

La tragedia de Cromañón marcó un antes y un después en la escena cultural under de la ciudad de Buenos Aires. En la última década, y de manera más intensiva en la gestión de Mauricio Macri, se implementó un nuevo modelo de control con el cual se realizaron clausuras masivas de espacios culturales alegando que se encontraban en malas condiciones. Esta situación provocó que para muchos músicos fuese más difícil que antes encontrar escenarios donde ser escuchados.

“Hasta Cromañón era de una manera y era un quilombo total. Pasó Cromañón, que fue tremendo, y a partir de eso todo cambió muchísimo y se hizo una caza de brujas muy grande”, dijo Diego Leroux, baterista de Babel Orkesta.

Generalmente, los espacios habilitados son los de más difícil acceso para las bandas desconocidas. Sebastián Reschini, guitarrista de “Los bombarderos”, señaló que “los lugares que están armados sólo para que toquen bandas funcionan de una manera totalmente distinta a un espacio cultural, trabajan de manera comercial, necesitan cubrir gastos, tienen sonidos muy buenos pero la verdad es que sigue siendo complicado acceder a esos espacios como banda under”.

“A partir de 2004, (el entonces jefe de gobierno Aníbal) Ibarra echó a 700 corruptos y decidió contratar profesionales, arquitectos, ingenieros y abogados para que no se enganchen en la coima”, dijo la arquitecta Isabel Cortabarría, inspectora del gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

Los nuevos inspectores comenzaron a cerrar, multar o inhabilitar diversos centros culturales por exceder la cantidad de personas permitidas, por irregularidades en la seguridad -vencimiento de matafuegos o de planes de evacuación-, pero también por falta de un marco legal.

“Después de la tragedia, la municipalidad salió a cerrar todos los espacios y se dio cuenta de que no tenía una ley que pudiera reglamentar a los bares con espectáculo en vivo ni a centros culturales”, señaló “Batra”, uno de los dueños del “Salón Pueyrredón”.

“Batra” agregó que la medida “motivó que los espacios decidieran organizarse y crear el Movimiento de Espacios Culturales y Artísticos” (MECA)”, a través del que, junto a otras organizaciones, pudieron conseguir la Ley de Centros Culturales aprobada en diciembre de 2014 pero aún sin reglamentar.

Sin embargo, para los artistas under no alcanza con la reglamentación de la norma. Náspid  Franzapán, bajista de Aguante Baretta, consideró que los músicos tienen la responsabilidad de generar conciencia y de no tocar en malas condiciones.

“Lo importante son los recursos que se dedican a la cultura y ver qué consideran cultura. Yo no estoy en contra de la música clásica, ni de la ópera, pero lo que nosotros hacemos también es cultura. Y la cultura no tiene porqué ser rentable”, agregó.

Azul Tejada/Magalí Antonelli Laffite/ Paula Moretón/C.A/ Comisión 03.

Video: Martina Negri 

 

 

 

 

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Clausuras, música under y centros culturales: “La caza de brujas”

  1. Adri dijo:

    ¡Interesantes las notas! Cuando fueron los 10 años de Cromañón, oh casualidad, nada estaba en regla. En vez de crucificar los espacios culturales y populares el Gobierno de la Ciudad tendría que promoverlos y brindarles apoyo, respetando que son lugares de esparcimiento y creatividad. Pero bueno, sabemos de que Gobierno de la Ciudad estamos hablando, si hay algo que le falta a nuestro actual jefe de gobierno es cultura y sensibilidad por el arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s