Cosa de Minas: algo que (no) nos compete a los hombres

Frente al micrófono, Dalia Gutman describe con minuciosa exageración un torrente de males que la acechan. Todos los elementos del universo femenino parecen estar contenidos en este espectáculo solitario que la tiene como única protagonista.

5369829b8740c4.29021096

Dalia Gutman se presenta todos los Jueves con su Stand Up “Cosa de Minas”, a las 21hs en el Velma Café de palermo. Fuente: Ticketek.

La sala repleta la aplaude cuando ingresa al escenario cantando y bailando, baja y corre hasta el fondo, choca las manos y vuelve a toda velocidad. “¡Genia!”, la alienta un grupo de chicas adolescentes.

Solo dos o tres hombres son los que se han “atrevido” —tal como lo califica Dalia— a asistir, ya que es el hombre el perturbador por excelencia de la mujer a lo largo del espectáculo. De inmediato detecta a uno de ellos en la primera fila: “Mirá que yo trato de no ser mala, pero mirá vos dónde te ponés. Te voy a decir Nico”, lo señala Dalia. “Todas estas cosas al hombre no le pasan, ¿la vida del hombre no les da la sensación de que es más fácil? Con respeto lo digo Nico, eh. Al hombre le pasa algo, y al rato como que…le pasa lo mismo…”, sostiene Dalia ante la risa estrepitosa de la novia del joven.

“Mirá, Nico, esta mesa parece un grupo de amigas súper normal, pero esta mesa fueron 32 mails, 182 mensajitos de texto, y 1927 whatsapp”, dice enfática Dalia y provoca lo que está buscando: risas y miradas de complicidad en la mesa ahora apuntada. Se acusan entre ellas señalándose, y en la mesa de atrás, el comentario por lo bajo de dos cincuentonas amigas.

Una única luz apunta a Dalia mientras compara el “quilombo” que tienen las mujeres y sus carteras. Enumera un sinfín de elementos inútiles que puede llegar a contener la cartera: “Un peine, rímel, una factura por si pasás por un pago fácil, alcohol en gel, un matafuegos por si… ¡Viste que hasta que la cartera no se haga mierda no vas a parar!”, estalla Dalia mientras uno de los hombres del público acusa a su mujer señalándola ante la tentación del auditorio.

Bailando y cantando es como finaliza Dalia el espectáculo, pero las mujeres no se van, permanecen un rato y comentan el show. “Esa sos vos con tu marido”, le dice una señora a su hija mientras comparten una risotada.

Agustín Catalano / E.S. / C.6.

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s