Historias que se llevan en la piel

Ph: Justina Marcenac

Los tatuajes son marcas que elegimos para que nos acompañen toda la vida. Son infinitos los motivos que llevan a las personas a tomar la decisión de tatuarse: modas, costumbres, religiones, fanatismos, apuestas, promesas, homenajes.
Entre agujas, tintas, artistas y diseños, se esconden grandes historias que merecen ser contadas. Veamos la de los primos de Alfredo Marcenac, asesinado sin motivos mientras caminaba junto a dos amigos por la Avenida Cabildo el 6 de julio de 2006, por Martin Ríos, más conocido como “El Tirador de Belgrano”.

Unidos por la tinta

Pasaron algunos años de la muerte de Marcenac cuando hermanos y primos tomaron la decisión de tatuarse para recordarlo y saber que de ahora en adelante nada lograría separarlos. La elección del diseño no fue fácil ya que debía complacer a cada uno, en ese momento, de los 13 primos. Luego de muchas charlas, cientos de mails y decenas de bosquejos desechados, llegaron a la elección final: un nudo celta, una cruz que no tiene ni principio ni fin.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Qué motivó el tatuaje de cada uno?En general, el orgullo, el  amor, la unión y la felicidad compartida. “Con mis primos viví un montón de cosas. Con algunos más, con otro menos. Momentos lindos, feos, lejos o cerca, pero siempre unidos y acompañándonos” dijo Paula. “Me enorgullece llevar este tatuaje y mostrarlo. Siento orgullo de la familia que tengo, de mis primos, de mis hermanos. Me lo haría una y mil veces”. Así Laura expresa su amor incondicional a la familia. Más allá de la diferencia de edad notoria que separa a cada una de estas personas,  es sorprendente como las nuevas generaciones continúan fieles a esta idea de marcar su cuerpo. Tal es así que Justina (17) una de las menores de la familia, fue la última en tatuarse, pero aún  no descartan que los más pequeños en algún momento sigan la tradición.

Luego de una extensa charla con Agencia TAO, Lucía -hermana de Alfredo- dijo: “A veces, las marcas emocionales uno las quiere plasmar en el cuerpo. Y creo que esa fue nuestra necesidad”.

María Renata Avignolo / M.R.A / C4

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s