Bachata comercial: un “baile de viejos” licuado para exportación

Bachata sensual

La sensualidad de la bachata. Fuente: Edward Olive

La bachata logró su éxito masivo actual al precio de transformar de raíz diferentes elementos de su lugar de origen. Para pasar de lo popular dominicano a lo masivo internacional no solo tuvo que negociar su estilo original,  caracterizado por el uso de instrumentos como el bongó, la güira  y las guitarras, e incorporar fusiones de nuevos ritmos latinos, con instrumentos eléctricos y de base digital, sino que también modificó su estructura e incluso la base etaria de quienes se muestran practicando: de “baile de viejos” pasó a ser “danza erótica y sexual”.

Es lo que sugiere la cubana Marta Bercy, quien trabaja en nuestro país como Directora  general y artística de Workcuba y de la Escuela Tendecari. Por su trayectoria en la especialidad, Marta viajó muchas veces a República Dominicana donde pudo conocer las raíces del género y  compararlo con lo que llegó a nuestro país bajo la etiqueta “bachata”: “Me interesé por la bachata cuando en la República Dominicana me dijeron: eso es baile de los viejos, es cosa reservada para esa edad y es un baile muy poco dinámico”.

Mientras la bachata que hoy se nos da a conocer presenta aspectos sensuales, provocativos, en su lugar de origen es todo lo contrario, según Marta: “al ser un baile de viejos, la disposición de los cuerpos no es como se muestra aquí en Buenos Aires, no es algo que se baila pegados, los cuerpos deben estar separados. La versión original dominicana, de erotismo, no tiene nada. La versión erótica y sexual que se muestra hoy en los medios de comunicación de manera masiva me parece digna de un programa humorístico. Pero la gente cree que se baila así”.

Se deduce que para poder ingresar a la industria cultural internacional el género habría incorporado y desechado diversos elementos de origen. Pero cabe preguntarse si los productos que sufren tales transformaciones para su venta en los mercados siguen teniendo relación con el original. “En la actualidad se ha pasado a la bachata  por la licuadora, y sólo ha quedado el paso base; se agregan pasos de ballroom y grandes coreografías que de bachata no tienen nada” afirma Marta Bercy. “Lo que llega acá, no tiene ni el más mínimo contacto con la bachata”.

 

Matías Cantero/N.O/C4

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s