Saneamiento del Riachuelo: diagnósticos enfrentados

Riachuelo

Limpieza del Riachuelo: ACuMaR y los organismos de control en veredas opuestas. Foto: Organización PorLaReserva.

A siete años de su creación, fuentes de la Autoridad de la Cuenca Matanza-Riachuelo (ACuMaR) afirman que la limpieza total está más cerca y que un 70% de la contaminación actual del Riachuelo es cloacal. Sin embargo, los organismos de control sostienen que los vertidos industriales siguen siendo la principal causa contaminante.

Luego de décadas de promesas incumplidas, la Corte Suprema impulsó la creación de ACuMaR – ente autónomo y autárquico que logró conjugar a los gobiernos de la Nación, la Provincia y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires – para enfrentar esta problemática. Antolín Magallanes, director de Relaciones Institucionales de ACuMaR, señala que no están recuperando sólo el agua, sino que “es un saneamiento integral, se tiene en cuenta lo cultural, la salud, lo social y el urbanismo”.

Frente a esto, organismos de control como Greenpeace formulan críticas. En “Las aguas siguen bajando turbias”, informe realizado entre el 2008 y el 2012, sostienen que si bien el Plan Integral de Saneamiento Ambiental (PISA) abarca múltiples líneas de acción, un indicador clave es verificar las mejoras en la calidad de agua. De acuerdo a esto, el Riachuelo presenta un estado de contaminación media y alta en toda su área, y si bien en diferentes campañas algunos sitios de monitoreo mejoraron, se verificó que en campañas posteriores la situación se revirtió.

En respuesta, ACuMaR subraya que según el informe trimestral publicado en enero del 2014, hubo un aumento en el número de áreas que registraron cambios positivos. En 8 de las 38 estaciones analizadas se evidenció una mejora en la calidad del agua superficial durante el período 2008-2012.

El PISA se ejecuta desde el 2009, focalizándose en la urbanización o relocalización de asentamientos, el control y reconversión de las empresas, el desarrollo de la infraestructura sanitaria y la  limpieza del agua. Alfredo Alberti, presidente de la Asociación Vecinos de la Boca, indica que “se avanzó en todo lo que a la estética se refiere, se retiraron los barcos que estaban abandonados en la costa, se limpió el espejo de agua y los terraplenes. Pero no se avanzó en la contaminación de origen cloacal, y en lo referido al vertido industrial, los parámetros permitidos por ACuMaR de volcado al río son demasiados permisivos, entonces por más que se cumplan, el río va a seguir tan contaminado como está ahora”.

En cambio, Magallanes sostiene que un 70% del vertido es cloacal. Existe un porcentaje de vertido industrial, pero es menor. Además, remarca que “el objetivo a corto plazo es la puesta en funcionamiento del colector de margen izquierdo que saque todo el residuo cloacal del río, resolver el tema del mercado de Liniers que vuelca aun los desechos de las vacas y resolver resolver la cuestión de ACUBA en Lanús“. Se espera que con esto y manteniendo el control industrial, en seis años haya cambios más notables.

Yamil Cáceres / C.T. / C5a

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s