Vandalismo versus arte: Los trenes de todos y todas

“El tren es tuyo, cuidalo”, dice el lema lanzado por el Ministerio del Interior y Transporte que desde 2012 trabaja en un plan de obras en ferrocarriles y refuerza la vigilancia del servicio con personal de Gendarmeria y Policia Federal. Quizá por eso ya no es tan habitual ver vagones repletos de graffitis aunque los conflictos entre grafiteros y espacios públicos continúan.

Foto: Prensa Ministerio del Interior y Transporte de la Nación

Foto: Prensa Ministerio del Interior y Transporte de la Nación

Un testigo presencial de un incidente, Rodrigo Robles, de 33 años, nos dijo: “Viajando en tren una mañana vi una pelea entre dos chicos que estaban pintando el vagón y un guarda. Este quiso detenerlos, y los dos pibes le empezaron a pegar para que no los detenga. Luego de eso, pararon el tren y los chicos salieron corriendo”.

Andenes del Ferrocarril Sarmiento graffiteados. Foto: Carlos Alberto Salgado.

Un ejemplo de graffiti: andenes del Ferrocarril Sarmiento pintados.
Foto: Carlos Alberto Salgado.

Mariela Palma, de 25, cuenta: “Una tarde volviendo del trabajo, alrededor de las 18.30 hs, yo estaba esperando el tren que va a José León Suárez en la estación Carranza. Dos chicos de unos 15 años, se subieron al borde de la vía y empezaron a pintar un graffiti en una de las paredes que separa la calle de la vía. A cada rato miraban para atrás, por las dudas de que viniera una formación, ya que había poco espacio y corrían riesgo de resbalar. La policía nunca les dijo ni hizo nada. Siguieron pintando tranquilos y nadie los detuvo”.

Un ejemplo de mural en Jardín Municipal de Infantes en Villa Luro, Ciudad A. de Buenos Aires. Foto: Santiago Ciraolo.

“Graffiteros y muralistas no deberían confundirse”, afirma Andrés Guzmán, artista callejero desde hace 15 años y vecino del barrio de José León Suárez, partido de San Martín. Para Guzmán, graffiti es lo que se hace al estilo vándalo y callejero; mural, en cambio, es algo más profesional,  legal: se pide permiso al dueño de la propiedad o a la misma municipalidad. Para Guzmán, ser graffitero “lleva un pensamiento liberal, de poca voz y más acción”. Él afirma ser de los que en el ambiente prefieren llamarse “artistas callejeros”.

Natalia Orsi/L.C./C4

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s