Ley Celíaca: por una aplicación efectiva

A pesar de que la ley 26.588 para personas celíacas se reglamentó en mayo de 2011, los beneficios aún no llegan para todos los que padecen esta enfermedad autoinmune. Si bien la legislación contempla la cobertura médica para los celíacos, el acceso a una alimentación sana no está garantizado por la diferencia de precios entre los productos de consumo masivo y aquellos libres de TACC – trigo, avena, cebada y centeno, cereales donde se encuentra el gluten, proteína que produce intolerancia en el organismo de los celíacos – .

“La mayoría de los comercios y de los supermercados no tienen muchos productos para celíacos. Yo tengo que salir con mis productos y a veces me pasa que salgo a las corridas y no me llevo nada y no tengo un lugar para al menos comprarme unas galletitas”, cuenta a Agencia TAO, Claudia González, que tiene 36 años y se enteró que era celíaca a los 6. Recuerda cómo los médicos demoraron en detectar la enfermedad luego de una semana de diarrea e inapetencia. “La doctora vino y me dijo: ‘mirá gordita, el diagnóstico que tenemos es el de celiaquía’. Mi mamá y yo jamás habíamos escuchado sobre esa enfermedad. Ahí me explica que al ser celíaca no podés comer nada que tenga harina de trigo, cebada, centeno… No tenía ni noción de lo que me estaba diciendo”, agrega.

Según la Asociación Celíaca Argentina, cerca de 400.000 personas padecen esta enfermedad, aunque la mayoría no sabe que la tiene, ya que en muchos casos es asintomática. “La celiaquía es una enfermedad inflamatoria intestinal que se genera por distintas causas que pueden ser infecciosas, pueden ser autoinmunes o causas genéticas”, explica Claudia Maroncelli, médica clínica y nutricionista. El punto de vista médico es importante, pero es fundamental recurrir a asociaciones o fundaciones donde haya especialistas principalmente en nutrición, aclara Maroncelli.

Y es que no existe una medicación específica y efectiva para la celiaquía, más allá de una alimentación sana libre de TACC  y de por vida. “El gobierno nacional organizó una campaña masiva de concientización hacia toda la sociedad que consistió no solamente en la preparación de los médicos, que es fundamental. El otro punto es ajustar los mecanismos de estos controles, a partir de los productores, que analizan sus productos y los hacen figurar en los listados de la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica)«, opina Fernando Bertani, abogado de la Organización Celíaco de Buenos Aires.

“Me encontraba con gente que me contaba sus casos y yo les contaba el mío. Y ellos mismos se encargaban de ayudarme, de decirme lo que podía y no podía comer, de recomendarme lugares donde podía ir a comprar, de invitarme a reuniones. Me ayudaron más que nada a aceptar la celiaquía que tenía, rememora González ante la contención entre celíacos, a causa de un entorno que dificulta su inserción en la sociedad, como ejemplifica el caso de ir a comer a cualquier restorán de la ciudad de Buenos Aires con menús para todos. Para Bertani, la aplicación de la ley de celiaquía (Nº 26.588) es fundamental para que se cumplan todos los aspectos, no sólo en el orden económico, sino en el orden social de contención al celíaco, contemplados en la normativa.

Pero González destaca que el principal problema no es la falta de locales donde comer, sino los precios de los alimentos libres de gluten. “El presupuesto del celíaco hoy es el doble del que necesita un no celíaco para alimentarse. Y con los $215 que te cubre la obra social, prácticamente no hacés nada”, afirma. “Por lo general ahora en Farmacity tienen productos para celíacos. Pero son carísimos, y me niego a comprar un producto porque en una dietética me cobran la mitad. A veces en mi trabajo termino tomando mate porque sé que tampoco puedo ir a un restorán o a una rotisería y comprar algo porque tengo que tener cuidado de que no esté contaminado. La gente, con tal de venderte te dice ‘sí, es apto’, y por ejemplo me pasa que, como me encanta comer papas fritas, cada vez que salgo te dicen que las hacen con un aceite distinto por separado. Es mentira”, añade González.

Patricio Porta / M.M / Com 05

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s