De la Habana a Buenos Aires

Caminito

Mi primera visión de Buenos Aires, después de un agotador conteo de cordilleras, planicies cultivadas, ríos como culebras, fue la epifanía de alguien con un vivo deseo de ser fascinada. Los días siguientes a la llegada fueron una acumulación de tensiones, aterrada por mi pequeñez e indefensión ante la magnitud de todo, la rapidez feroz de los encuentros, la convivencia citadina entre una histriónica opulencia y una grotesca miseria, la propaganda comercial como un virus, y el narcisismo porteño como una marca de agua.

Me apresuré a afirmar mi estatus legal en una sucesión bien aceitada de legalizaciones, documentos, contactos e inscripciones a la facultad, al CBC etcétera. Terminado el papeleo, numerosos signos contrastantes a los valores y el contexto en los que crecí me hicieron (y hacen) pensar largamente: la fugacidad de los pactos humanos y un sentido muy blando del compromiso; el hiperbólico imaginario social y la facilidad con que se sedimentan sus ficciones; la bizarría circense de su televisión; un paradójico provincianismo cosmopolita; una concepción del espacio público que no facilitaba el encuentro; la marginalidad de los fenómenos artísticos más auténticos y sobre todo (a mis ojos muy pintoresco) que en la capital del país de Les Luthiers no tuvieran sentido del humor, no supieran reírse de sí mismos.

A pesar de todo, recuperé mi centro aquí, después de dos décadas orbitando en otro hemisferio. Pienso que si no hubiera vivido la epifanía definitiva de mis amigos, de una facultad (Ciencias de la Comunicación de la UBA) que he llegado a apreciar profundamente por las posibilidades de formación que me brinda, regresaría a mi isla, a  Cuba, a mi latitud de despiadados fenómenos climáticos, del sol atornillado al cenit, del agua por todas partes. Hace varios años que no vivo cerca del mar, un poco de horizonte me vendría bien. En mi maleta traje, casi exclusivamente, libros, fotos y recuerdos.

Se puede vivir sin muchas cosas.

Shaima Legón/ F.G. / C.3

Esta entrada fue publicada en Sin categorizar. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s